En la #NESC no existirá un espacio curricular propio (¡Pero luchamos y lo crearon!)

En la #NESC no existirá un espacio curricular propio <b>(¡Pero luchamos y lo crearon!)</b>
Reclamamos #InformáticaPARATODOS = #LaInformáticaComoMateria // y logramos que incluyan Tecnologías de la Información en 3º, 4º y 5º año de todos los bachilleratos :)

jueves, 18 de julio de 2013

Nota en "El Barrio Villa Pueyrredón"













Por Luciana Aghazarian

Si no hubiera sido por las tomas de escuelas secundarias porteñas el año pasado en contra de la reducción de materias y la eliminación de algunas orientaciones, hoy no habría discusión y la Nueva Escuela Secundaria (NES), tal como la diseñó el Ministerio de Educación de la Ciudad, sería un hecho para el 2014.
Lo cierto es que tras el conflicto, una intervención judicial comprometió al ministro Esteban Bullrich a debatir la propuesta con docentes y alumnos.
Desde hace un mes la discusión es intensa y, de hecho, producto de este acalorado debate, fuentes oficiales habrían asegurado dar marcha atrás con la idea de prescindir de Historia en cuarto y quinto año. No obstante, en el prediseño publicado en la página web del Gobierno de la Ciudad, esta modificación aún no fue realizada.
En este punto, la Profesora de Historia María Sol Rubio destaca: “Es necesario y pertinente que los alumnos tengan una formación en esa materia en los últimos años del secundario que es cuando tienen mejor desarrollado el espíritu crítico, pueden repensar ideas, sacar conclusiones propias, etc. Si se eliminara, además, se estaría recortando la enseñanza de la historia argentina lo cual me parece inconcebible ya que no puedo entender una formación básica sin conocer el pasado de nuestro país”.
Del mismo modo, el Técnico y Profesor de Historia Ramón Páez, asegura: “El gobierno de Macri impulsó una reforma curricular para las escuelas técnicas el año pasado que quitaba materias específicas de las especialidades con el argumento de que la educación secundaria era muy fragmentaria. La reforma fue resistida y gracias a las tomas de escuelas de los estudiantes se logró revertir la situación. Ahora, el mismo gobierno impulsa una reforma que implica eliminar la materia Historia de quinto año y reemplazarla por una ‘ciencia social’ a elección del rector, lo cual, sin dudas, fragmentaría la educación. La política educativa de Macri no sólo es contradictoria en sus planteos, sino que va a contramano de los intereses de los estudiantes y los profesores”, sentencia.
Otros aspectos del nuevo plan de estudio, como la eliminación de Informática para pasar a una enseñanza transversal de esta asignatura, son, también, el blanco de críticas.
En este sentido, Gustavo Cucuzza, Profesor de Informática y Computación, opina que “esta transversalidad licúa la responsabilidad en la enseñanza de los contenidos, por lo que es fundamental que la materia tenga un espacio propio en la currícula”.
Cucuzza, a través de su blog, en el cual reflexiona sobre el uso de las TIC en el aula, ya juntó 500 firmas en rechazo a la futura medida.

Más allá del debate
Algunos docentes y estudiantes reclaman que el debate se haya propuesto “tarde” e incluso hay quienes dudan de que las apreciaciones en contra del proyecto oficial sean consideradas. El hecho de que en la Ciudad, en los últimos años, se haya reducido del 30 al 25 por ciento el porcentaje del presupuesto destinado a la educación, sumado a la seguidilla de propuestas de reducción de cursos en las escuelas públicas - el año pasado se fusionaron 96 cursos por contar con menos de 15 alumnos - genera, por lo menos, desconfianza al interior de la comunidad educativa. Las marchas de alumnos, docentes y gremios en rechazo a la propuesta PRO es una prueba de ello.
El 28 de junio pasado unos mil estudiantes agrupados en la Corriente Estudiantes de Base (CEB) y en “Técnicos Autoconvocados” marcharon hasta el Ministerio de Educación porteño. Se manifestaron sobre todo contra los recortes de contenidos en materias como Historia, Filosofía, Geografía, Economía Social y Psicología en cuarto y quinto año.
Asimismo, los alumnos de las técnicas exigieron participación resolutiva en los cambios curriculares, a la vez que los bachilleratos reclamaron la oficialización de todos los títulos y las escuelas artísticas reclamaron la coexistencia de las carreras de bachiller y arte.
En relación al debate planteado, Rosana Pulido, Profesora de Castellano, Literatura e Historia, manifiesta: “Se dio el proceso inverso – denuncia -. Primero hicieron la propuesta y luego escucharon a los que están dentro del aula”. “Los cambios propuestos - agrega - garantizan la continuidad de la misma escuela secundaria, aquella que ya está fracasando permanentemente. Una hora más en un lado o en otro no es ningún cambio necesario. Desestimar la materia Educación Cívica por otras como Salud y Ciudadanía es una máscara que no solo no cambia nada, sino que se deberá llamar a un médico para que la dicte”, reclama.
Para discutir estas cuestiones, la Escuela Rodolfo Walsh de Villa Pueyrredón, donde trabajan Pulido y Cucuzza, llevaron a cabo dos reuniones en las que llegaron a la conclusión por escrito de que “este no es un debate democrático y la propuesta de estas jornadas solo buscan legitimar las políticas que el gobierno de la ciudad ya tiene resueltas”.
Asimismo, de las jornadas resultó que “de la Ley nacional, solo se tomó lo prescriptivo y ninguneó los espacios flexibles, dejando poco espacio para cubrir las necesidades de cada una de las escuelas, en particular, los espacios de la orientación. Sin embargo, en realidad, creemos que no debe discutirse la caja curricular sino la estructura del sistema educativo para que realmente genere un cambio cualitativo”, concluye el documento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se publican comentarios anónimos, gracias!

sharethis

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...