En la #NESC no existirá un espacio curricular propio (¡Pero luchamos y lo crearon!)

En la #NESC no existirá un espacio curricular propio <b>(¡Pero luchamos y lo crearon!)</b>
Reclamamos #InformáticaPARATODOS = #LaInformáticaComoMateria // y logramos que incluyan Tecnologías de la Información en 3º, 4º y 5º año de todos los bachilleratos :)

sábado, 29 de noviembre de 2014

Entrevista a Lucas Esteban Delgado en @LaInfoProhibida

"El desafío de complementar la capacitación docente con la formación en TIC abre un escenario interesante para pensar en la articulación de los usos con la especificidad del campo. Creo que es de suma importancia que exista una materia como Informática que recupere los conocimientos específicos y en todo caso pueda articularse con otras disciplinas.

Lucas Esteban Delgado es Director del sitio de noticias de inclusión digital e innovación educativa Sobre Tiza, colaborador en el sitio Mapeo de Políticas TIC en Educación en Iberoamérica (Relpe), responsable del blog educativo Puentes de Papel, de Kapelusz Editora. Colaborador en Educ.ar, Revista Limen y PuntoGOV.

¿Sos de las personas que consideran que los chicos "saben computación"? ¿Cuál es tu visión o experiencia cercana sobre el tema?

En primer lugar creo que los cortes generacionales vinculados o no al uso de diferentes tecnologías no son apropiados para comprender cómo interactuamos con los dispositivos y artefactos disponibles. Menos aún entender que esto define la cuestión de saber o no saber. Recuerdo que, cuando era niño, en la casa de mis abuelos siempre encontraba las últimas novedades en materia de computación, para ese entonces esto era la Commodore Amiga y la Talent MSX DPC-200, con las que jugaba y dibujaba, primero ayudado por mi abuelo y luego ya solo o con mi hermana y mis primos. Si no hubiera sido por mi abuelo, no hubiera conocido algunas herramientas básicas que me hubieran permitido seguir explorando solo todo lo que podía hacer con esas máquinas, sobre todo porque la computadora era el juguete de los grandes. No obstante, haciendo memoria, puedo decir que solo repetía ciertos mecanismos que tenían que ver con ejecutar programas, juegos, escribir algunas breves líneas de código para cargar estos desarrollos que me interesaban, incluso cuando a mi abuelo se le complicaba un poco más. Ahora bien, ¿es esto saber computación o tener una idea de los modos en los que operan las computadoras? Mi respuesta es que no. Eso no quiere decir que muchos de estos chicos, que a veces deslumbran, no se interesan en interiorizarse más sobre el tema desde muy pequeños. Para dar un ejemplo, cuando trabajé como asistente de coordinación TIC en un colegio, un alumno de tercer año de educación primaria era mi mejor asistente. Él me contaba que desde chico le pedía a la madre que le leyera libros de sistemas operativos para irse a dormir, y con tan solo 8 años había creado algunos virus que luego enviaba a sus amigos. Incluso sus profesores y directivos acudían a él cuando tenían alguna duda puntual con sus teléfonos. Casos como este dan cuenta de que el aprendizaje es una cuestión muy personal y está estrechamente vinculada a los intereses de cada uno, pero también, en gran medida responden a cuestiones de contexto, tanto desde su comunidad específica, las condiciones socioeconómicas y los fundamentos políticos que se entrecruzan. De manera que, al igual que sucede en diferentes partes del mundo, en Argentina el debate por el lugar que ocupa la informática en la educación es algo que debe tratarse con sumo cuidado y con mucha responsabilidad. La neutralidad tecnológica que pregonan muchas políticas comienza a borrarse cuando entran en juego los intereses económicos de los grupos empresarios y de la política misma.

¿Estabas enterado de que en las escuelas argentinas no había una materia Informática? ¿Y que en la CABA, las pocas que tenían estaban utilizando otros espacios curriculares?

Cuando comenzó tratarse la reforma de la Nueva Escuela Secundaria en la CABA, tuve la oportunidad de ponerme en contacto con diferentes especialistas y docentes de informática, en particular con aquellos que se encargan de llevar adelante este espacio. Personalmente, cuando me enteré que no existía Informática como materia me resultó una sorpresa muy grande, dado que en varias de las escuelas a las que asistí tuve esa materia como espacio curricular. No obstante, los modos de sortear la falta de materia es sumamente interesante, e incluso la reforma de la NES en CABA trajo consigo algunos de estos viejos debates. Por ejemplo, el de entender a la Informática dentro de Educación Tecnológica, siendo esta última una cuestión mucho más compleja y amplia que la Informática en sí. Como mencionaba anteriormente, creo que discutir acerca del lugar de la Informática en la educación es un debate que debe tratarse con la seriedad que se merece, no por pensar que la informática es indispensable, sino porque una reforma curricular que no contemple a una disciplina tan actual como lo es hoy la informática y las tecnologías de la información y la comunicación en su conjunto, implica seguir manteniendo un espacio de fuga en el que gran parte de los intereses de los chicos se escapan de la escuela. 

Desde tu lugar profesional, ¿Qué conocimientos de Informática y Computación pensás que deberían adquirir los alumnos en la escuela secundaria? ¿Y para aplicarlos en qué situaciones? ¿Crees que esos conocimientos se pueden aprender de forma transversal sin una materia específica? ¿Por qué? ¿Estás de acuerdo con que los contenidos de Informática/Computación sean enseñados dentro de un espacio curricular propio en todas las escuelas?

Creo que los conocimientos sobre Informática y Computación son sumamente dinámicos en la actualidad. Considero que la posibilidad de que los estudiantes de nivel secundario conozcan las lógicas de funcionamiento que están detrás de las computadoras es fundamental. Esto puede traducirse, por ejemplo, en entender diferentes lenguajes de programación a partir de un análisis más abstracto, lógico, pero también aplicándolo de manera específica a algún desarrollo puntual. Recientemente volví a escuchar al ex ministro de Educación de la Nación, Juan Carlos Tedesco, quien en los últimos años ha estado realizando una gran cantidad de investigaciones sobre las TIC en los diferentes países de América Latina. Según Tedesco así como el libro es una de las tecnologías privilegiadas para su uso en todas las materias, esto no quita que haya una materia como Lengua/Prácticas del Lenguaje que se centre en las reglas propias de la Lengua. Esta analogía me parece bastante pertinente para comprender si los conocimientos de Informática y Computación deben ser incluidos en una materia específica o transversalmente. No obstante, cuando el ex Ministro señaló la importancia de “conocer el lenguaje que hablan las computadoras”, una especialista en cuestiones de educación señaló que los símbolos que vemos en las computadoras son los mismos que utilizamos en la escritura pero en otro soporte. Justamente esta confusión, pensar a las computadoras solo como un soporte diferente (entre otras tantas), es una de las principales trabas que tenemos para comenzar una discusión acerca de cuáles son los conocimientos que deben adquirir los alumnos en cualquier instancia de su educación. Los foros que se están realizando en el marco de Program.AR son una gran ocasión para realizar intercambios entre docentes de diferentes disciplinas y pensar la cuestión de la especificidad de la Informática como materia y también sus aplicaciones de modo transversal. Algo de esto está presente en el modelo TPACK que proponen especialistas como Judy Harris. El componente tecnológico para a ser un elemento más dentro de los conocimientos que deben manejar los docentes, pero en lo que refiere a la especificidad de su disciplina y su práctica pedagógica. Por otro lado, tampoco remite estrictamente a cuestiones de informática, sino a tecnologías en un sentido amplio. El desafío de complementar la capacitación docente con la formación en TIC abre un escenario interesante para pensar en la articulación de los usos con la especificidad del campo. Creo que es de suma importancia que exista una materia como Informática que recupere los conocimientos específicos y en todo caso pueda articularse con otras disciplinas. Considero que la transversalidad no es el modo más adecuado a la hora de pensar cuáles son los conocimientos que los alumnos deben adquirir en la escuela secundaria, sino que lo que nos permite pensar es, al igual que el libro, cómo podemos aprender y enseñar diferentes cosas utilizando estas tecnologías como medios en contextos por demás diversos. 

¿Como ves el tratamiento de este tema en los medios de comunicación?

El tratamiento de los medios de comunicación siempre es bastante particular. En muchos casos ofrece lugar (notas de opinión, entrevistas, etc.) para que quienes están defendiendo una postura se pronuncien en favor de, por ejemplo, la informática como materia. Pero también, suelen simplificar algunas cuestiones o establecer ciertas cadenas de significación que reducen la cuestión a una secuencia no necesariamente pertinente. El vínculo TIC-educación-innovación-creatividad es más que frecuente pero al mismo tiempo superficial y no permite dar cuenta de la complejidad que se esconde tras la propuesta de integrar diferentes tecnologías digitales en los procesos de enseñanza y de aprendizaje. Desde las sentencias cuasi apocalípticas respecto del uso que hacen los estudiantes y docentes de las tecnologías, a la defensa sin sustancia de la incorporación de las tecnologías como único modo de pensar en la mejora de la calidad educativa; los extremos empantanan la discusión y logran instalar criterios polarizados, pero sin sentido. En lo que refiere a la incorporación de TIC y la enseñanza de la Informática y la Computación como materias y no como conocimientos transversales, creo que la discusión de hoy pasa por entender cómo la escuela se redefine como institución en una sociedad tan digitalizada, sin que esto signifique que la escuela debe variar junto con el mercado, ni responder a los intereses de las grandes corporaciones que conducen los avances tecnológicos de esta época. La palabra innovación, asociada a la incorporación de tecnologías en la educación, no deja ver que no todo uso de las TIC es reflejo de una real modificación de las prácticas pedagógicas ni de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Por otro lado, el rescate de experiencias significativas que permiten dar cuenta de mejores modos de integración curricular de las TIC no siempre se traduce en un fenómeno escalable, de manera que el caso específico puede tomarse como ejemplo pero no como modelo. Lo mismo sucede cuando se analizan los resultados de países desarrollados o se compara la educación argentina con la de otros países. Cada sistema educativo tiene sus características específicas y eso hace que la importación de modelos educativos no arrojen los resultados que esperamos. Con más de 11 millones de computadoras y tablets distribuidas entre los alumnos de toda la región, muchos de los responsables de los programas de inclusión digital educativa están parando la pelota y pensando en que las promesas de las TIC no son tan benévolas como se esperaba, por lo menos si es que no se tiene en claro cuál es el modelo pedagógico que acompaña esta incorporación. En este complejo escenario de la política educativa, los medios tienen un rol sumamente interesante porque pueden aportar desde una mirada diferente elementos que den mayor profundidad a la discusión. Pero si seguimos pensando en que todo se define en el porcentaje de uso o en el avance natural de las nuevas tecnologías, que los chicos saben más que los adultos porque nacieron con estas tecnologías, o que los docentes ya no tienen nada que enseñar porque los alumnos encuentran todo preguntándole a Google, no creo que el panorama informativo sea muy alentador. 

Entrevista de Gustavo Cucuzza
para @LaInfoProhibida

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No se publican comentarios anónimos, gracias!

sharethis

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...